lunes, 13 de febrero de 2012

Políticas del CIENCiA, publicadas las líneas de gestión para el año 2012

Por: contralmirante Roberto Betancourt A., PhD
Director del CIENCiA

La Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (UMBV) es creada el 3 de septiembre de 2010 por Decreto Presidencial de esa misma fecha, uno de sus propósitos explícitos señala el mejoramiento de los procesos asociados a la educación militar y a la investigación especializada. El Centro de Investigación Estratégico Nacional en Ciencias y Artes Militares (CIENCiA) se funda el 6 de junio de 2011 en el seno de la UMBV con el fin de: 
“Promover el desarrollo científico y tecnológico de las Ciencias y Artes Militares, mediante el fomento y generación de conocimientos, bienes y servicios, en forma directa o a través de proyectos conjuntos con otras universidades, centros de investigación, empresas públicas y privadas que contribuyan directamente con la seguridad y defensa de la Nación”.
Ilustración 1
CIENCiA coordina e impulsa la
investigación científica de la UMBV
Cada una de las 23 escuelas y academias que antes funcionaban en los cuatro componentes de la FANB, ahora conforman la UMBV. Todos y cada uno de estos institutos fueron visitados por los profesionales fundadores del CIENCiA, pudiéndose conocer que éstas adelantaban iniciativas de investigación inspiradas en la educación para la investigación y cuyas principales credenciales se encontraban en los trabajos de grado y trabajos especiales de grado de sus estudiantes de posgrado. Sin embargo, la investigación científica (básica y aplicada) y tecnológica aglutinaba el 1,2% de su esfuerzo en esta área académica. La condición actual de la investigación formal ha sido diagnosticada y producto de ello se presentan estas políticas de investigación científica que se espera tengan eco en la realización de las actividades de investigación dentro de la UMBV y –especialmente- del CIENCiA. Las líneas que se muestran están divididas en dos importantes áreas, primero las actividades administrativas y políticas de comportamiento (valores y metas) de los hombres y mujeres de CIENCiA y que conforman el equipo del centro de investigación, segundo las políticas públicas de investigación para la UMBV y que son competencia de este centro, incluyendo aquellas derivadas de los derechos de autor, financiamiento e interrelación intra e inter institucional.

1. Valores Fundamentales 

En el breve camino que hemos recorrido ha sido posible constatar en otros entes de las ciencias, el deseo de la coordinación y el apropiado uso de los recursos disponibles. La cooperación y reciprocidad son fundamentales, pues un equilibrio cierto y perfectible permitirá la coordinación de las partes, armonizando el bienestar de las instituciones, del proyecto de la universidad, de la FANB, de la República. CIENCiA cuenta con aliados inmediatos que han ayudado vigorosamente en su construcción, entre los que podemos enumerar todas y cada una de las academias y escuelas de la UMBV, el viceministerio de educación para la defensa, los institutos de investigación adscritos al Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología, principalmente el FONACIT, el IVIC, el IDEA, la FII, el CNTQ, el CNTI, el CENDIT, la ABAE, entre otros. Así mismo, las instituciones hermanas que están directamente relacionadas con las líneas de investigación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, v.gr.: la UNEFA, la UNES, la UBV, los centros de investigación tecnológicos de la FANB. Que sean éstas parte importante de nuestros cursos de acción. 

Probablemente encontraremos obstáculos en nuestra actuación, pero todo avance moral es la victoria de una verdad sobre un paradigma. Bolívar señaló que Dios concede la victoria a la constancia, persistir es fundamental, es imposible derrotar a quien no se da por vencido. El renacimiento de las artes y las ciencias fue una revolución tan grande que aún retumba el estrépito de ese conflicto entre lo decimonónico no sofocado y lo moderno en formación. Y la fuerza magnífica puesta en juego por sus actores, es la verdad; el deseo de la verdad lógica, en la ciencia; el deseo de la belleza, que es la verdad en el arte; el deseo de la virtud, que es la verdad en la moral; el deseo de la justicia, que es la verdad en el derecho. 

La iniciativa ponderada y asertiva es fundamental. La revisión de nuestro pasado señala que el arte, la ciencia, la filosofía y la moral, deben todos sus progresos al espíritu de revolución. Los domesticados despilfarran su vida en recorrer las rutas acostumbradas de la ideología previa y de la acción, venerando ídolos y apuntalando ruinas; los rebeldes hacen obra fecunda y creadora, encendiendo sin cesar luces nuevas en los senderos que más tarde recorre la humanidad. Einstein señaló en una ocasión que “No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando se crearon”, por lo que nuestras iniciativas deben ser revolucionarias en tanto que científicamente creadas, no producto de una escueta opinión, “quot homines, tot sententiae” (hay tantas opiniones como existen hombres).

Los obstáculos se saldan con denodado valor y fortaleza, las excusas sobran, la meta es una sola: refundar la República Bolivariana de Venezuela, y nosotros somos el motor que orientará este esfuerzo hercúleo. Evoco la máxima según la cual un brazo vale cien brazos cuando lo mueve un cerebro ilustrado; un cerebro vale cien cerebros cuando lo sostiene un brazo firme. Descifrar los secretos de la Naturaleza, en las entidades que la constituyen, equivale a multiplicarse para vivir entre ellas, gozando sus bellezas, comprendiendo sus armonías, dominando sus fuerzas. 

Las tareas estratégicas que ha continuación se enuncian no pretenden ser una rígida guía de planeamiento, pero si la provisión de ideales que señalen un camino. La meta importa menos que el rumbo. Como marino reconozco que quien pone bien la proa no necesita saber hasta dónde va, sino hacia dónde. Los senderos de perfección no tienen fin. Como se indicó antes, la belleza, la verdad, la justicia, quien sienta avidez de perseguirlas no se detiene ante fórmulas reputadas como inviolables. En todo arte, en toda ciencia y doctrina, en todo código, existen gérmenes que son evidentes anticipaciones, posibilidades de infinitos perfeccionamientos. Yo los invito a considerar estas políticas como el caldo de cultivo que favorezca la investigación científica universitaria militar. 

2. Tareas Estratégicas 

Como director del CIENCiA, nombrado según resolución del MPPD el 10 de diciembre de 2011, es mi obligación ineluctable indicar la dirección inicial de nuestra institución; este escrito está dedicado al enunciado de metas y cursos de acción de este año, 2012, para el CIENCiA. Recordemos que el barco no avanza si el marino somnoliento no abre sus velas en la hora propicia, se desvía de su rumbo si el piloto no da a tiempo el adecuado golpe de timón, el trabajo en equipo es fundamental, por lo que todos los que participamos en la investigación en la UMBV debemos estar atentos del guiño del derrotero y conocedores del ambiente que nos rodea. Por eso la voluntad debe estar siempre lista para actuar; un solo minuto de indecisión puede perder al hombre, más si en ese minuto coincide la oportunidad. 

Las tareas estratégicas enunciadas en los postulados de CIENCiA señalan cuatro áreas en las que los énfasis de este primer año serán fundamentales: (a) talento humano para la investigación, (b) líneas de investigación, (c) infraestructura académica, y (d) desarrollo científico y académico (proyectos). Estas políticas siguen este mismo orden. Igualmente, se destacan las dimensiones de especial preocupación y a las cuales dedicaremos definición y forma. 

3. Apropiación y Desarrollo del Talento Humano 

El estudio realizado sobre la investigación científica en la UMBV por CIENCiA (2011) arrojó que la principal fuerza de escudriñamiento de las realidades que afectan a la FANB son los bisoños estudiantes de cuarto nivel[1] y solo un 4% efectuado por docentes adscritos a la UMBV o como investigador visitante. Otro hecho de especial relevancia es que en instrumento aplicado a un centenar de docentes de la UMBV durante un seminario en ciencias y artes militares (2011), solo el 3% de la población se considera así mismo investigador; igualmente, el 12% manifestó recibir algún tipo de apoyo efectivo por parte de la universidad o de la industria militar en la consecución de su animosidad investigativa. 

Ilustración 2
La comunicación intra e inter-institucional debe ser privilegiada. así como la formación en las competencias del investigador militar. Imagen de los investigadores de la UMBV asistentes al I Seminario de Investigación en Ciencias y Artes Militares, 28 y 29 junio 2011
Los investigadores del CIENCiA son todos los docentes e investigadores registrados en sus filas, en sus academias y escuelas, tal como lo señala la Ley Orgánica de Educación y lo detalla la Ley de Universidades[2]; como tales su desempeño investigativo activo debe responder a aquel de los hombres y mujeres de ciencia. La apropiación significa, a los efectos de este escrito, la capacidad del investigador de comunicarse entre sus iguales en consideración de las líneas de investigación de las que persiguen respuestas, y hacer suyo los conocimientos necesarios y disponibles para ello, dentro o fuera de la UMBV. Las ciencias son derivaciones de una impostergable colaboración social, en que se combinan renovadas experiencias individuales. Nuestra sociedad del conocimiento militar posee cierta experiencia actual que es función de su ciencia posible; las teorías e hipótesis más comprometidas son interpretaciones generales fundadas en los conocimientos de nuestro medio y del momento que vivimos, no importa cuanto nos anticipemos a la experiencia futura. 

El centro de investigación “incentivará la participación del talento humano de la UMBV, relacionado al acontecer académico y de investigación, a participar en eventos formales de investigación científica y fomentar la cultura investigativa, proporcionándoles espacios y recursos acordes que propicien la formación de competencias investigativas”

El licenciado Pedro Reinaldo Pérez se desempeña al frente de la división de talento humano, y realizará las tareas necesarias que intercomuniquen a los investigadores militares de la FANB, especialmente aquellos de la UMBV, ponerles al tanto de las realidades nacionales que garanticen su correcto desempeño, bien con la formación del talento o a través de la espiral del conocimiento en el eje ontológico[3] de la organización, es decir desde el individuo hasta la organización militar toda (gerencia del conocimiento dixit). 

Desde esta atalaya se ha recolectado la información concerniente a las exhaustivas cualidades existentes entre los más de 200 investigadores militares, al tiempo que es necesario enunciar el perfil del científico militar universitario y establecer el patrón de carrera de los investigadores en el ámbito universitario. En virtud de estos enunciados, conciliará las herramientas disponibles a través de la ONCTI y el FONACIT para reforzar los enunciados descritos en el Plan “Sucre” de la FANB a través de aquellos detallados en la LOCTI. 

Todos los investigadores de la UMBV deben estar registrados en el RNII y conformar sus expedientes hasta lograr su inscripción en el PEII, el cual será la puerta de acceso a la investigación formal universitaria. 

Nuestra participación activa, consuetudinaria e inaplazable en la comisión evaluadora del PEII es responsabilidad inmediata de esta división, la cual procurará traducir el intrincado lenguaje militar en aquel que permita permear nuestras iniciativas a nivel nacional. 

Igualmente, la división de talento humano proveerá a las academias y escuelas del personal de investigadores y asistentes necesarios, abriendo el abanico de posibilidades a través de especialistas o pasantes interesados en la investigación formal en la defensa integral de la Nación. 

Las tareas estratégicas del CIENCiA establecen además la imperante “vinculación de los currícula de la UMBV a las Líneas de Investigación de la FANB con el fin de favorecer el desarrollo de las competencias para la investigación a través de los años de formación académica”

La formación y capacitación de los investigadores ocupará un papel privilegiado a nivel nacional, para ello programará y realizará actividades en el corto, mediano y largo plazo, que proporcionen las competencias que se indican en los párrafos precedentes, al tiempo que lubrique las relaciones profesionales e interpersonales (talleres, foros, congresos, diplomados, estudios avanzados). Las líneas de investigación derivadas de la Constitución Nacional y las enunciadas por el viceministerio de educación para la defensa deberán forjar los investigadores y la comunicación que ellos requieran, en tiempo real y con objetivos claramente enunciados. En este sentido, realizará un congreso internacional de ciencias y artes militares que permita conocer las perspectivas internas y exógenas de la investigación y desarrollo en esta área. 

Del diagnóstico de la investigación en la UMBV se conoce que el 2% de sus investigadores son doctores[4]; así mismo, de los investigadores censados por CIENCiA en la universidad solo el 4% está registrado como PEII (logrado luego de una jornada excepcional efectuada conjuntamente con el ONCTI dentro del Fuerte Tiuna); y sólo un 38% del total de investigadores están a dedicación exclusiva. Igualmente, a las reuniones donde se convocaron a los investigadores, el 92% de las oportunidades acudieron docentes de metodología de la investigación; solo un 8% de los convocados tenían una especialidad diferente a la docente. Todos estos son factores que adecuadamente enunciados y mejor resueltos, cambiarán el panorama científico universitario militar. Nuestra tarea es constituir el cuerpo de investigadores militares universitarios y construir el puente entre estos y el sistema nacional de innovación descrito en la LOCTI, al tiempo de comunicarles los avances que en este sentido logremos juntos. La tarea prometeana descansa en constituir a todos los docentes de la universidad, que lo deseen, en investigadores científicos militares formales. 

Conveniente y necesario es reconocer el hiato investigativo enunciado repetitivamente por el Comandante Presidente, y constatado en el análisis efectuado desde CIENCiA. Fue así como, temiendo las consecuencias sociales de la ramificación cultural, algunos privilegiados enseñaron otrora la máxima de “la ciencia por la ciencia”, pretendiendo reducirla a un regodeo antisocial; la revolución del conocimiento ha exigido “la ciencia para la vida”, palanca de bienestar y de progreso. Cuando la sabiduría deje de ser una diversión de sibaritas podrá convertirse en fuerza íntegra de enaltecimiento humano. 

4 Actualización y Creación de Laboratorios e Infraestructura para la Investigación Científica Militar 

La investigación militar es materia de principalísima atención de la UMBV. La “Seguridad de la Nación se fundamenta en la corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil para dar cumplimiento a los principios” que detalla nuestro máximo texto Nacional; este “principio de la corresponsabilidad se ejerce sobre los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar” (Art. 326). En virtud de ello, la UMBV como único instituto universitario dedicado a la “Dimensión Militar” de la educación nacional (LOFANB dixit, Art. 122) vela por la provisión de los espacios para la formación y capacitación de los oficiales y profesionales en general de la FANB, al tiempo de garantizar la infraestructura de investigación militar nacional en el ámbito universitario, explorando las soluciones a los problemas que se enuncian. Estos espacios incluyen laboratorios[5] especializados en ciencias y artes militares, tanto para la educación descrita en nuestros currícula, como para la investigación científica y tecnológica que de respuesta a las incógnitas de corto y largo plazo. 

No existe un consenso ecuménico sobre qué es ciencia militar, o cuáles artes están asociados directamente al ámbito militar. Sin embargo, la Constitución Nacional las establece por extensión al señalar que la educación e investigación militar tienen como objetivo fundamental brindar las competencias a la FANB para “la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y con la ley”. Algunos autores sugieren que el elemento neurálgico en estas ciencias se encuentran bajo la raíz de la polemología[6], la cual deriva etimológicamente del griego “polemos”, guerra, y “logos”, ciencia, ergo “estudio de la guerra”. 

Ilustración 3
Distribución de las academias y escuelas en la UMBV según la lógica paradójica de la guerra 

Para cumplir este fin la UMBV se ha organizado en dos áreas especiales del conocimiento científico militar, una en función a la influencia de la tecnología en el campo de batalla y, proporcionalmente al predominio de la decisión política en el curso de la guerra, lo que algunos especialistas han denominado como la lógica paradójica de la guerra (Luttwak, 2001; Goyne, 2002). De esta manera, la UMBV ha distribuido sus escuelas y academias en cuatro diferentes niveles, tal como se muestra en la Ilustración 3. 

Esta interacción de los niveles arriba enumerados permite condensar las áreas del conocimiento que el estudiante de la UMBV debe explorar con especial atención, al tiempo que –en círculo continuo y virtuoso- le brinda a los investigadores sus principales áreas de exploración científica. 

Es así como es posible establecer los énfasis que las escuelas y academias deben prestar a la educación, pero más importante para estas políticas, a la investigación formal, las cuales abordan el comando y organización de la FANB, pasando por las características técnicas y tecnológicas del equipamiento actual y requerido, hasta los procesos de toma de decisiones estratégico-operacionales en los más altos niveles de la corresponsabilidad ut supra mencionada (ver Ilustración 4). El análisis de los niveles mencionados superpuestos a las áreas de especial énfasis en las academias y escuelas permiten establecer las prioridades investigativas en ciencias y artes militares de estos institutos y orientar al investigador militar en la planificación de su actividad científica. 

Ilustración 4
Los aspectos académicos de la UMBV se construyen asociados al patrón de carrera del profesional militar, la cual avanza al unísono de los investigadores que imparten los conocimientos en cada academia y escuela
La influencia de la técnica (características del equipamiento militar [alcance, velocidad, otros], curva de color negro) tiene privilegiada atención en los procesos de toma de decisiones del oficial en los primeros años de su carrera, para luego incorporar las variables producto de la estrategia (curva de color blanco). Las academias (tierra, mar, aire, orden interno y las técnicas) tienen preeminencia curricular en las competencias a la izquierda de la gráfica, luego las escuelas de estudios tácticos educan e investigan en sus respectivas áreas táctica-militar, para luego conocer el valor estratégico-operacional de la guerra (área derecha de la gráfica) 

El segundo criterio de clasificación de las ciencias y artes militares son aquellas que resultan del análisis de los planes de estudios en los niveles descritos en los párrafos anteriores y que son transversales en ellos. Así, es posible enumerar las ciencias fundamentales asociadas con las particularidades de la UMBV y por extensión con las ciencias y artes militares. Es conveniente señalar, nuevamente, que la UMBV está comprometida con la dimensión militar de la educación, mientras que la UNEFA con la dimensión cívico-militar, por lo que los énfasis investigativos de ambas instituciones varían en función a esta vocación. 

Ilustración 5
Diagramación de las ciencias desprendidas del análisis a los planes de estudio de las academias y escuelas de la UMBV
Las ciencias y artes militares pueden agruparse en siete áreas que transversalmente están presenten en los currícula de la UMBV. La tecnología y equipamiento es una de ellas, cuya influencia correlativa se aprecia en la Ilustración 3 (p. 4). Sin embargo, las actividades de investigación dan respuesta a las incógnitas que se desarrollan en el intrincado universo militar[7]

La Ilustración 5 muestra las siete áreas de las ciencias y artes militares, señalando también algunos modelos asociados a esas áreas. La gráfica no pretende ser exhaustiva, pero brinda una arreglada referencia de cuáles ciencias y artes ameritan vigor académico dentro de la UMBV. Las áreas en los círculos mayores demandan de un inventario exhaustivo de las ciencias básicas y aplicadas que transversalmente apuntalan la investigación científica universitaria formal. Un ejemplo que facilite el impacto de este enumeración son las matemáticas y con ella la física[8], la física cuántica, la mecánica, el electromagnetismo, y otras asociadas, las cuales deben recibir en CIENCiA la atención suficiente. 

La física es significativa e influyente, no sólo debido a que los avances en la comprensión a menudo se han traducido en nuevas tecnologías, sino también a que las nuevas ideas en la física resuenan con las demás ciencias, las matemáticas y la filosofía. La física no es sólo una ciencia teórica; es también una ciencia experimental. Como toda ciencia, busca que sus conclusiones puedan ser verificables mediante experimentos y que la teoría pueda realizar predicciones de experimentos futuros. Es aquí donde está la justificación primigenia de los laboratorios[9] y área de simulación de la UMBV, tanto para la investigación como para la educación de nuestros profesionales. 

La división de investigación y desarrollo, a cargo del capitán de navío César Carrasquel, tiene la fundamental tarea de concretar todas las acciones necesarias para actualizar los laboratorios de la UMBV, así como la incorporación de la simulación científica de los escenarios técnicos, tácticos y estratégicos. La tarea estratégica señala que deberá “Actualizar y modernizar los laboratorios, talleres, recursos informáticos, Centros de Investigación Asistidos por Computadora (CIAC) y bibliotecas especializadas, e incentivar su uso para el desarrollo de las competencias de investigación entre todos los actores del acontecer académico de la UMBV”

La reciente creación e instalación del comité interministerial de los ministerios del poder popular para la defensa y ciencia y tecnología es una vía expedita para la presentación de los proyectos especiales, en consideración a los contenidos del convenio suscrito entres ambos ministerios, con vocación en la LOCTI y su reglamento parcial. Sin embargo, el Gobierno Bolivariano ha puesto al servicio de la comunidad científica nacional una amplia variedad de posibilidades para dar respuesta a nuestras necesidades, y éstas deben ponerse al servicio de la UMBV a través de CIENCiA. 

La realización de talleres, en concordancia con la división de talento humano, dedicado a los investigadores militares en la realización y presentación de proyectos de infraestructura, científicos y académicos son necesarios hasta brindar las competencias a nuestro personal a nivel nacional. La automatización de la recepción de los proyectos en el lenguaje que exige el MPPCT es cardinal, para ello la educación científica es el puente imprescindible. 

Laboratorios y áreas de desarrollo científico donde se prueben, convaliden y refuten teorías y prácticas al servicio de la FANB serán la prioridad en el primer semestre. Éste será el camino a la liberación de las iniciativas de investigación que desean emerger fulgurantes en la UMBV. El que en nombre de omisiones tradicionales se opone a la autónoma investigación de la verdad, confabula contra la dignificación de nuestros investigadores. Es conveniente, hacer énfasis en que ningún método pasado merece que se le sacrifique una hipótesis del porvenir de nuestra FANB. En CIENCiA deseamos comparar hechos con hechos, ideas con ideas, doctrinas con doctrinas. Creer en el primer catecismo que se nos enseña o se nos impone, es renunciar a nuestra personalidad; adherirse intencionalmente al que conviene a nuestros intereses materiales, como hacen muchos ricos incrédulos que fomentan la religión para domesticar a los pobres, equivale a renegar de toda moral. Ésta es la meta de esa división. 

5. Apoyo a las Iniciativas de Investigación Científica y Académica 

Según cifras aportadas por el MPPCT (2011) con la reforma de la LOCTI se recaudaron 1.600 millones de bolívares en el 2011, incrementándose la recaudación por este concepto en 800% la inversión[10]. Con estos recursos se financiaron unos 750 proyectos a nivel nacional, de los cuales solo uno pertenece a la UMBV, lo que significa que el 0,13% de ese total de proyectos se dedicó a la investigación científica militar. La tarea fundamental de CIENCiA es fundamentar la investigación universitaria para el desarrollo nacional apalancada en los aportes que desde el MPPCT y el MPPEU se obtengan. 

La división de investigación y desarrollo tiene a su cargo dos importantes áreas u oficinas, proyectos científicos y proyectos académicos. El uso de las TICs facilitarán la comunicación entre investigadores y estas oficinas, de manera de recibir electrónicamente todas las iniciativas y recibir respuesta apropiada para su procesamiento. De esta manera, el esfuerzo renovador dejará el saldo favorable a la sociedad científica nacional y militar. 

La conformación de mesas técnicas especializadas son necesarias para la revisión detallada de los proyectos recibidos, las respuestas a estas iniciativas[11] serán inmediatas, pero en función a la revisión técnico-científica del proyecto. Es necesario hacer hincapié, en que la burocracia extendida más allá de los límites de la adecuada respuesta en el momento necesario es una podadera que extermina en los investigadores todo brote de seriedad. Uniforma, silencia, inmoviliza.

6. Desarrollo del Observatorio Nacional en Ciencias y Artes Militares 

El doctor José Ramón Armas estará al frente de la creación del observatorio nacional en Ciencias y Artes Militares, su misión será la de generar productos de información veraces, confiables, oportunos y de calidad en materia de ciencia, tecnología e innovación aplicada al ámbito militar, para satisfacer la demanda que surge de las instituciones del poder popular para la Defensa Integral de la Nación, a fin de promover y fortalecer el desarrollo científico militar y tecnológico, con impacto en lo político, productivo, ambiental y social, que contribuya a la FANB, en particular, y al Estado, en general. 

Ilustración 6
Imagen de lo que pudiera ser el Sistema de Investigación Asistido por Computadora (SIAC) para la UMBV, controlado desde CIENCiA para la investigación científica militar.
Los centros de investigación asociados a los cuatro niveles de la investigación científica de la UMBV reciben y demandan de CIENCiA los requerimientos de talento humano, infraestructura y proyectos de investigación; CIENCiA a su vez establece la relación con el Sistema Nacional de Innovación (conformado por el Gobierno Nacional, la Industria y la Red de Universidades, así como los cultores de la investigación e innovación, nacional e internacional), para proveer lo indispensable en un lazo virtuoso de conocimientos (tácitos y explícitos)
La automatización de los procesos asociados a la investigación científica militar es fundamental y para ello desarrollará el hardware y software que permitirá la interconexión entre investigadores, asistentes y estudiantes con la pléyade de trabajos previos, intensiones de investigación científica y líneas existentes de investigación dentro de la UMBV; así como los institutos científicos homólogos o asociados a la investigación en ciencias y artes militares; brindando acceso a las herramientas cibernéticas de investigación en ese campo. La Ilustración 6 muestra los lineamientos de cómo se apreciaría la comunicación del observatorio con el sistema de innovación de la UMBV. 

Ahora bien, erigir un sistema que permita al investigador describir la naturaleza de las cosas y facilitarle su labor científica, estaría invalidada sin que exista una moralidad viva que le dé forma. La moralidad es el néctar que circula en las sociedades, condicionando la actividad mutua de los individuos, sin cristalizarse en vademécums, ni ajustarse a decretos que limitan su devenir. El arquetipo ideal de conducta se integra a través de experiencias ilimitadas que transforman los juicios de valor, fundando la obligación y la sanción en cimientos adecuados a la cultura de cada sociedad. Por ello, es fundamental que redacte las doctrinas y cultura organizacional de la actividad científica militar, y de allí derivar el código deontológico del investigador científico militar, en especial apego al Art. 6[12] de la LOCTI (2010). 

El apego a los descriptores teleológicos y deontológicos de la investigación científica, así como la persistencia en la consecución de los objetivos de la institución armada para la salvaguarda, defensa, cooperación del orden interno y participación activa en el desarrollo integral de la nación, serán examinados y recompensados. El mérito está en ser y no en parecer; en el objeto y no en la sombra. Construir una doctrina, crear una industria, amalgamar historia vernácula nacional, resolver los intríngulis tecnológicos que agobian a nuestros soldados, son obras cuajadas de mérito. La posteridad de la obra será premiada y para ello se crearán los mecanismos para evaluarla y reconocerla sin dilación. La creación de la orden militar, del lauro a la investigación científica universitaria del CIENCiA es responsabilidad de este observatorio. 

7. Instalaciones de CIENCiA y Establecimiento de la Red Nacional de Investigación Militar 

CIENCiA no posee instalaciones propias; sin embargo, gracias al apoyo sostenido del rector de la UMBV, general de división Alexis López Ramírez, se establecerán las oficinas en el Fuerte Tiuna, muy cerca de la sede de la Escuela Superior de Guerra de la FANB. El capitán de fragata Ángel Colmenares, recientemente designado como jefe de la división de administración de CIENCiA, será responsable por su adecuación y provisión de las necesidades materiales, infraestructura y administrativas. 

Así mismo, asistido por el teniente de navío Juan Guirado (jefe de la Oficina de Atención al Investigador) y la sargento segundo Mayerli Blanco (división de Información y Apoyo Técnico), colocarán a CIENCiA en el firmamento formal de las asociaciones de investigación científicas de Venezuela y países hermanas, así como con las organizaciones no gubernamentales. Para ello, definirán el plan de acción que exhaustivamente conecte social y electrónicamente al centro de investigación con la Red de la Información, incluyendo (y no limitándolo) a la Red Académica de Centros de Investigación y Universidades Nacionales[13] (Reacciun), así como a todos los organismos adscritos al MPPCT, pero con especial énfasis con aquellos asociados directamente con las actividades de Seguridad de la Nación. 

Los medios para informar, intra y extramuros, las actividades científicas y tecnológicas de la UMBV deberán responder a objetivos previamente descritos de manera que nuestro público objetivo se beneficie de los conocimientos que demandan. 
Ilustración 7
El Blog de CIENCiA fue una iniciativa creada en junio de 2011 con el propósito de informar a los investigadores militares sobre las iniciativas educativas para la investigación científica militar de la UMBV
Estos objetivos: necesidad de conocer y la de ‘informar de los investigadores de CIENCiA’ deberán congregarse conjuntamente con el Observatorio Nacional en Ciencias y Artes Militares en una única Red Nacional de Investigación Militar, donde la confidencialidad, pero también la disponibilidad del conocimiento enriquecedor sean respetadas. 

8. Epílogo 

La investigación formal con objetivos que ambicionan la solución de los problemas asociados a la Seguridad y Defensa Nacional y que garanticen la Soberanía e Independencia Científica Venezolana es el propósito último de CIENCiA. Como se señalaba al inicio de este escrito, los obstáculos no faltan cuando se emprende la refundación del Estado por connacionales y con recursos vernáculos; no faltará la tentación de recibir el trabajo hecho realizado en otro lugar por otras personas, son éstos quienes ponen piedras en todos los caminos para evitar que otros avancen. Pero manteniendo el rumbo y fijando nuestra navegación en los faros constituidos por los valores aquí descritos ¡Llegaremos! Más importa conocer el camino que la meta, mantengamos henchidas nuestras velas y la atención puesta en la trayectoria. 

Cierro estas políticas transcribiendo unas líneas del pensamiento positivista de Giuseppe Ingegnieri (1922), quien señalara que: 

El ideal presente de perfeccionamiento es una coordinación federativa de grupos sociológicos afines, que respete sus características propias y las armonice en una poderosa nacionalidad común. Ninguna convergencia histórica parece más natural que una federación de los pueblos de la América Latina. Disgregados hace un siglo por la incomunicación y el feudalismo, pueden ya plantear de nuevo el problema de su futura unidad nacional, extendida desde el río Bravo hasta el estrecho de Magallanes. Esa posibilidad histórica merece convertirse en ideal común, pues son comunes a todos sus pueblos las esperanzas de progreso y los peligros de vasallaje. Hora es de repetir que, si no llegara a cumplirse tal destino, sería inevitable su colonización por el imperialismo que desde hace cien años los acecha: la oblicua doctrina de Monroe, firme voluntad de los Estados Unidos, expresa hoy su decisión de tutelar y explotar a nuestra América Latina, cautivándola sin violencia, por la diplomacia del dólar. Son sus cómplices la tiranía política, el parasitismo económico y la superstición religiosa, que necesitan mantener divididos a nuestros pueblos, explotando sus odios recíprocos en favor de los intereses creados en cien años de feudalismo tradicional.
Frente a esas fuerzas inmorales del pasado, la esperanza de acercarnos a una firme solidaridad sólo puede ser puesta en la Nueva Generación, si logra ser tan nueva por su espíritu como por sus años. Sea ella capaz de resistir a las pequeñas tentaciones del presente, mientras adquiera las fuerzas morales que la capaciten para emprender nuestra gran obra del porvenir: desenvolver la justicia social en la nacionalidad continental. 

Independencia y patria socialista… ¡Viviremos y venceremos! 

9. Glosario de Abreviaturas 

ABAE: Agencia Bolivariana Aero Espacial 
CENDIT: Centro Nacional de Desarrollo e Investigación en Telecomunicaciones 
CIAC: Centros de Investigación Asistidos por Computadora 
CIENCiA: Centro de Investigación Estratégico Nacional en Ciencias y Artes Militares 
CNTI: Centro Nacional de Tecnologías de Información 
CNTQ: Centro Nacional de Tecnología Química 
FAN: Fuerza Armada Nacional Bolivariana 
FII: Fundación Instituto de Ingeniería 
FONACIT: Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 
IDEA:Fundación Instituto de Estudios Avanzados 
IVIC: Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas 
LOCTI: Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación 
LOFANB: Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana 
MPPCT: Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología 
MPPD: Ministerio del Poder Popular para la Defensa 
MPPEU: Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria 
ONCTI: Observatorio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 
PEII: Programa de Estímulo al Investigador e Innovador 
Reacciun: Red Académica de Centros de Investigación y Universidades Nacionales 
RNII: Registro nacional de Investigadores e Innovadores 
TIC: Tecnologías de Comunicación e Información 
UMBV: Universidad Militar Bolivariana de Venezuela 
UNEFA: Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada 
UNES: Universidad Nacional Experimental de la Seguridad 

Notas al pie:

[1] Los estudiantes de la UMBV de cuarto nivel entregan un trabajo de grado o especial de grado, tal como lo exige el CNU en su reglamento de estudios, lo cual es consistente con el objetivo propuesto en el perfil del egresado: conocer el método científico. 
[2] Para más detalles se recomienda observar los Arts. 83 al 115 de esta Ley. Sin embargo, al momento de su publicación (1970) la investigación científica no poseía el marco legal de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (2010), la cual extiende y define al investigador como “ 
[3] La ontología es la parte de la metafísica que trata del ser en general y de sus propiedades trascendentales. 
[4] Los doctores en el área de ciencias y artes militares son piezas fundamentales de la investigación científica. La diferencia de competencia investigativa entre un doctor y un magíster (por ejemplo) es establecida en la “Normativa General de los Estudios de Postgrado para las Universidades e Instituciones Debidamente Autorizadas por el Consejo Nacional de Universidades” (2001) cuando indica que un doctor es capaz de realizar trabajos de investigación original que constituyan aportes significativos al acervo del conocimiento en un área específica del saber (Art. 26), para ello el programa doctoral posee no menos de 45 unidades de crédito (UC); no obstante, el magíster es capaz del análisis profundo y sistematizado de un área especifica del conocimiento y a la formación metodológica para la investigación, para ello aprueba no menos de 24 UC. Nuevamente, el doctor –formado especialmente para la investigación científica- presenta una Tesis Doctoral, la cual debe constituir un aporte original relevante a la ciencia, la tecnología, o a las humanidades y refleja la formación humanística y científica del autor; la maestría no. 
[5] De acuerdo al Reglamento Parcial de la Ley Orgánica de Ciencia Tecnología e Innovación Referido a los Aportes e Inversión (2006) se define laboratorio como la “unidad organizada para la actividad científica y tecnológica de carácter experimental, computacional o de procesamiento de datos o cualquier otra forma que indique el desarrollo de investigaciones, pruebas, ensayos, requeridas o necesarias en el campo de las actividades científicas, tecnológicas o de innovación” (Art. 2). 
[6] A pesar de la definición etimológica que aquí se propone, el Diccionario de la Real Academia Española (2012) la define como: “Estudio científico de la guerra como fenómeno social”. Sin embargo, la fenomenología de la Guerra sigue siendo fuente de intenso debate, siendo reconciliada con la óptica decimonónica y clausewitziana de la lógica de la guerra a partir del fin político. 
[7] No se ha incluido –en esta ocasión- la medicina militar como un área de especial atención dentro de las ciencias y artes militares; sin embargo, esta especialidad está siendo considerada y evaluada actualmente dentro de la UMBV, no solo como la capacitación de enfermeros militares como hasta ahora se ha cumplido, sino médicos. Los centros hospitalarios y su personal son considerados usualmente como una actividad logística dentro de las guías de planeamiento militar y naval. 
[8] Desde Newton y pasando por Einstein, la física se avoca al estudios de las fuerzas que mueven el Universo, así la fuerza gravitatoria, la fuerza electromagnética, y la fuerza nuclear, son empleadas en la descripción del mundo que nos rodea. Todas ellas afectan sensible y transversalmente las ciencias militares. 
[9] A los efectos de este escrito se establecerá una diferencia semántica entre laboratorio y simuladores. A diferencia de los laboratorios, los simuladores son sistemas complejos que persiguen la imitación de las operaciones de un proceso real a lo largo del tiempo. Involucra la generación de una historia artificial del comportamiento del sistema y a partir de dicha historia se efectúan inferencias relativas a las características operacionales del sistema real que representa, permitiendo aprender de ellas. 
[10] Correo del Orinoco (2012) “Con la LOCTI se recaudaron en 2011 Bs 1.600 millones para 750 proyectos, entrevista al viceministro de Fortalecimiento de la Ciencia y Tecnología, Guillermo Barreto” Disponible en http://www.fonacit.gov.ve/index.php?option=com_content&view=article&id=150&catid=37 Visitado el 14 de enero de 2012. 
[11] Las iniciativas pueden partir de los investigadores hacia el CIENCiA (de abajo hacia arriba), o desde el CIENCiA hacia los investigadores, academias o escuelas (de arriba hacia abajo). La libre iniciativa es una abdicación a la connivencia de los demás y se manifiesta en toda rebelión a la rutina 
[12] Este artículo enuncia los principios de ética para la ciencia, la tecnología, la innovación y sus aplicaciones, expresamente señala que “Los organismos oficiales y privados, así́ como las personas naturales y jurídicas deberán ajustar sus actuaciones y actividades (…) a los principios de ética para la ciencia, la tecnología, la innovación y sus aplicaciones que deben predominar en su desempeño, en concordancia con la salvaguarda de la justicia, la igualdad y el ejercicio pleno de la soberanía nacional” (sic). 
[13] Reacciun es una red de conocimientos, innovación, investigación y educación, integrada por todas las instituciones de educación superior, centros de investigación e innovación del país, instituciones públicas y privadas, y demás organizaciones sociales que están conectadas a la plataforma tecnológica, orientadas a colaborar y disfrutar de los beneficios académicos que ofrece la misma

No hay comentarios:

Publicar un comentario