viernes, 19 de junio de 2015

Calentamiento Global, un fenómeno que afecta nuestro país.

por prof. Bárbara Cacharuco












En la actualidad existe una situación climática que está afectando al mundo entero, la evidencia de ello está reflejada en el aumento del promedio mundial de la temperatura de la atmósfera y los océanos, por consiguiente, como consecuencia del incremento de dicho elemento, se genera la disminución de las masas de hielo (casquetes polares y glaciares de montaña), que a su vez desencadena otro escenario alarmante que corresponde al aumento del nivel del mar 0,77 mm por año, según Caballero, M. (2007); también se han registrado modificaciones en el régimen pluviométrico donde se intensifican tanto los períodos de sequía como los de lluvia, todas estas condiciones asociadas directamente al calentamiento del sistema climático global.

A su vez el calentamiento de la atmósfera se atribuye a un fenómeno que se debe a la acción de determinados gases que componen la atmósfera terrestre, estos retienen una fracción de la energía que el suelo emite al ser calentado por la radiación solar, este fenómeno denominado “Efecto Invernadero” es fundamental para el desarrollo de la vida en la Tierra, ya que permite mantener una temperatura promedio de 15°C, creando condiciones favorables para lo antes mencionado.

En relación a lo explicado surge la siguiente interrogante ¿es el efecto invernadero el responsable directo del incremento de la temperatura de la atmósfera?, según las características expuestas parece indicar que sí, pero dicho efecto es un mecanismo natural que posee la Tierra para regular este elemento que lo diferencia de otros planetas, por lo tanto no es correcto calificar este efecto como el total responsable del incremento de la temperatura en las últimas décadas; sin embargo existen causas que modifican este fenómeno.

De acuerdo con el Consenso Científico Climático del año 2013, el efecto invernadero ha aumentado por la emisión de gases producto de la quema de combustible fósil, procesos industriales, entre otros; que conlleva al incremento de la concentración de gases de invernadero que desencadenan una mayor retención de energía y a su vez aumenta el calor en la superficie terrestre; en otras palabras, el calentamiento global se debe a la intensificación o perturbación del efecto invernadero por  la actividad humana.

Por otra parte, Venezuela no escapa de esta realidad, pues también colabora en el deterioro de la atmósfera por actividades humanas, según datos expuestos por Sánchez, J. (2007), las proporciones de fuentes de emisiones de gases se distribuye de la siguiente manera: 55% quema de combustible, 22% fugas o venteos de gas en la industria petrolera, 15% agricultura, 5% procesos industriales, 3% desecho. Como se identifica en los montos, el mayor porcentaje de emisiones de gases lo obtiene la quema combustible, seguido de las fugas de gas y en menor proporción corresponden a la agricultura, procesos industriales y la producción de desechos; es importante destacar que cada fuente generadora de gases contaminantes varía dependiendo del desarrollo de los países y la actividad en la que se base su economía.

En concordancia a las proporciones de fuentes de emisiones de gases por parte de Venezuela, sus características en cuanto a consecuencias por el calentamiento global son particulares en relación a otros países, lo que implica según Sánchez, J. (2007), es que los incrementos de temperatura estimados en las próximas décadas, de acuerdo a los modelos de simulación del clima, en el orden de 2 a 3 ºC, tendrán serias consecuencias sobre el bienestar económico y social del país, ya que la salud humana, así como los recursos de agua, la producción de alimentos, los ecosistemas y los asentamientos humanos son muy sensibles a las variaciones del clima, y se verán afectados.

De modo que, es necesario resaltar la importancia de los efectos del calentamiento global para el país, ya que el mismo es vulnerable ante la perturbación del sistema climático que se evidencia hoy en día. Algunos de los factores que determinan esta vulnerabilidad son: El 60% de la población se ubica en la zona montañosa andino-costero de clima semiárido y subhúmedo-seco, y es dependiente de embalses para el abastecimiento de agua, cuya recarga depende del régimen de lluvias.

Por otra parte, la producción agrícola nacional es muy susceptible a las variaciones de la distribución estacional de las lluvias, adicionalmente los cultivos pueden verse expuestos a otros efectos secundarios como incendios aparición de plagas. También la producción animal se  ve afectada por ser susceptibles ante ligeras a las variaciones de calor.

A su vez, los eventos de precipitaciones intensas en zonas montañosas, han dejado marcadas consecuencias en cuanto a desastres naturales, ya que estos terrenos son propensos a deslizamientos de tierra, con la preocupación que en estas zonas se ubica la mayor parte de construcciones improvisadas, característica que los hace más vulnerables ante tal situaciones.

Asimismo, como consecuencia de lo antes expuesto, se verá comprometido el servicio de energía eléctrica de todo el país, debido que al reducirse las precipitaciones, también disminuyen los niveles de agua en las centrales hidroeléctricas, lo que no permite el desarrollo óptimo de las mismas para que se genere suficiente energía para el suministro del territorio.

 En conclusión, la suma de todas estas situaciones como consecuencia del calentamiento global, conformará un cuadro de caos donde se verá perturbada la población, economía, salud y los servicios básicos del país de no tomarse las medidas correctivas necesarias ante dicha situación. Vale destacar que los pronósticos presentados anteriormente se adaptan a otros países en las distintas latitudes del mundo, lo que varía es la intensidad con la que va a incidir en el territorio.

 Finalmente, es importante destacar que es un hecho que el planeta se encuentra experimentando principalmente las consecuencias de las actividades humanas, siendo una clara evidencia las alteraciones del clima que es un factor sumamente importante para el desarrollo armónico de la dinámica global; de aquí parte la importancia de las políticas internacionales que intentan disminuir el impacto de la acción antrópica en la atmósfera, ya que las condiciones actuales y los pronósticos amenazantes afectan todo el mundo, siendo imperante la necesidad de generar soluciones.

Sin embargo, la responsabilidad de generar soluciones no es exclusiva de los entes gubernamentales, se pueden realizar actividades cotidianas que contribuirían con la disminución de gases contaminantes que alteran el afecto invernadero, en concordancia con Bird y Molinelli (2001) las actividades recomendadas serían, hacer uso eficiente de los automóviles, hacer mayor uso de la energía solar, limitar el uso del agua, reciclar envases de aluminio, plástico y vidrio, así como papel y cartón, sustituir aerosoles, entre otros; todo con la finalidad de intentar disminuir la contaminación y por ende reducir los efectos del calentamiento, por ello la necesidad de concientizar acerca del tema, ya que los resultados de estas alteraciones no son favorables para el desarrollo de la vida.


Referencias

Bird, L y Molinelli, J. (2001). Calentamiento Global y sus consecuencias. Derechos reservados.

Caballero, M y Lozano, S. (2007). Efecto invernadero, calentamiento global y cambio climático: una perspectiva desde las ciencias de la Tierra. México. [Artículo en línea] Disponible: http://www.revista.unam.mx/vol.8/num10/art78/oct_art78.pdf 

Sánchez, J. (2007). Antecedentes Científicos del Cambio Climático y sus
Consecuencias en Venezuela. Caracas, Venezuela. [Artículo en línea] Disponible: http://www.camaraseg.org/archivos/evento/Antecedentes_Cientificos_del_Cambio_Climatico_y_Consecuencias_para_Venezuela.pdf 








No hay comentarios:

Publicar un comentario