jueves, 10 de mayo de 2012

Criterio de Verosimilitud

 por capitán de fragata Ángel Colmenares y contralmirante Roberto Betancourt
A. Colmenares

Apoyando la exploración de la filosofía de las ciencias en la universidad, es conveniente abordar algunas realidades que permitan elucubrar sobre las realidades científicas que se nos presentan en el centro de investigación de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela. A continuación, presentamos una breve exposición sobre una de las propuestas que abren senderos de ponderación crítico; tal es el caso de Karl Popper (1902-1994), quien adscribió la postura conocida como realismo científico. Según ésta las teorías científicas son auténticas descripciones -si bien nunca perfectas o completas- de la realidad. Este realismo popperiano asumía también el criterio de verosimilitud o verosimilitud relativa (truthlikeness, verosimilitude). En este sentido, se entiende que la verosimilitud es la credibilidad o congruencia de un elemento determinado dentro de una obra de creación concreta [Ziman, J. (1995) "La Credibilidad de la Ciencia". Ediciones del Prado].
R. Betancourt

El creador de la noción de corroboración científica mantuvo siempre un criterio según el cual una teoría empírica (perteneciente a las ciencias naturales o a las ciencias sociales) que sucede a otra en una cierta especialidad o disciplina es una mejor descripción de su objeto de estudio, de la fracción de la realidad de que se ocupa. 

En este sentido, el criterio de verosimilitud relativa de Popper es complementado con su idea de que la ciencia se acerca -con el tiempo- a la verdad como un "ideal regulador" o meta de la ciencia. Según esta idea las teorías sucesoras están más cerca de la teoría verdadera (la que describe completamente su objeto de estudio y tiene todas sus 'infinitas' afirmaciones verdaderas) que las precedentes. Además, Popper pretendió brindar un critero de verosimilitud relativa que pudiese servir para comparar teorías a partir de su contenido de verdad y su contenido de falsedad. 


Semejantemente, Tichý y Miller brindaron en 1974 una demostración lógica de que el criterio de verosimilitud, similitud con la verdad o cercanía a la verdad ofrecido por el filósofo vienés fallaba [Tichý, P. (1974) "On Popper's Definitions of Verisimilitude" British Journal for the Philosophy of Science 25 (2):155-160]. Este criterio está pensado para comparar teorías pasadas, que ya se ha probado que son falsas (aunque se espera también que las actuales lo son), por lo que ambas tendrán ciertos enunciados, teóricos u observacionales, que son verdaderos (contenido de verdad de la teoría) y ciertos otros enunciados que son falsos (contenido de falsedad de la teoría). 

A partir de la teoría de la verdad objetiva y
absoluta y otros trabajos de Alfred Tarski,
Popper (imagen) elaboró la idea de
“verosimilitud”
El criterio utilizado por Popper para contrastar dos teorías y elegir la mejor entre ellas fue primero el "grado de corroboración", que como indica Pheby (1988) se trata de una guía más cualitativa que cuantitativa para aceptar una teoría. Por ello, introdujo el concepto de “verosimilitud lógica”, que consiste en que: "Una teoría está más cerca de la verdad que otra, si y sólo si, se siguen de ella enunciados más verdaderos, pero no enunciados más falsos, o, al menos igual número de enunciados verdaderos, pero menos falsos" [Popper, K. (1988) "Conocimiento Objetivo", Madrid: Ed. Tecnos]. En definitiva, el grado de verosimilitud se refiere a ponderar el contenido –verdadero y falso- de las diferentes teorías. El procedimiento que propone Popper para mejorar el conocimiento es el siguiente, se parte del problema objeto de estudio, se extraen conclusiones o teorías que dan una explicación al problema.

En breve, es posible resumir la teoría de Popper de la siguiente forma: por una parte el “contenido de verdad” de "A" como la clase de los enunciados verdaderos, no tautológicos, que pueden deducirse de "A" misma; por otra, el “contenido de falsedad” de "A" como el conjunto de enunciados falsos deducibles de "A". Con esto puede explicarse claramente en qué consiste la “verosimilitud”, así como el grado de verosimilitud o acercamiento a la verdad. “Una teoría "X" posee menos verosimilitud que una teoría "Y" si y sólo si:

(a) sus contenidos de verdad y falsedad (o sus medidas) son comparables y, además, 

(b) el contenido de verdad, pero no el de falsedad, de "A", es menor que el de "A" o también 

(c) el contenido de verdad de "A" no es mayor que el de "A", pero si lo es el de falsedad.

La demostración de Miller y Tichý de que el criterio de verosimilitud de Popper falla se basa en el hecho de que al aumentar el contenido de verdad también aumenta el contenido de falsedad de la teoría. 

Muy informal y brevemente dicho, si tenemos los enunciados falsos A, B y C, y se agrega el verdadero D, también serán falsos por conjunción lógica (la conjunción, para ser verdadera, requiere que cada una de las cosas que están en conjunción sean verdaderas) "A" y "D"; "B" y "D"; "C" y "D"; "A" y "B" y "D", etcétera. 

Al mismo tiempo, Miller y Tichý demostraron que si se supone que el contenido de enunciados falsos de "B" es menor que el de "A", o sea que hay un enunciado "n" que es falso y pertenece a "A" pero no pertenece a la teoría científica "B", hay también muchos verdaderos que pertenecen a la teoría "A" pero no pertenece a la teoría "B", por lo que es falso que el contenido de verdad de "B" sea mayor o igual que el de "A" en este caso. 

Si "n" es falso y pertenece a "A", pero no pertenece a "B", por la regla deductiva lógica de disyunción, que establece que dadas dos afimaciones aseveradas en disyunción ("esto o aquello", "vamos al teatro o al cine") basta con que una de ellas sea verdadera para que el enunciado compuesto lo sea, por lo que de una oración verdadera siempre se puede deducir su disyunción inclusiva con cualquier otra, se sigue que la disyunción de "n" con la verdad "V1" será otra verdad que no puede existir en la teoría "Y", lo mismo para "X o V2", "X o V3", etcétera. 

En virtud de estos postulados, varios filósofos de la ciencia encolumnados en la vertiente del realismo científico han seguido cavilando sobre el tema de la verosimilitud, proponiendo algunos de ellos otros criterios, ya no basados en el contenido de verdad y de falsedad de las teorías, como es el caso de William Newton-Smith (1946-?) o Ilkka Niiniluoto (1943-?), aunque ninguno de estos criterios para comparar la verosimilitud de las teorías empíricas ha prosperado de manera consensuada en la filosofía científica actual.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario